sábado, 9 de mayo de 2009

6 razones extras por las que soy una niña mala, III Parte

Debido a los sucesos recientes en mi vida, he demorado un poco al hacer el post del día de hoy, incluido el hecho de que el Internet esta semana me la pela a otro nivel. En caso de que yo tenga un ESO. Aclaro que soy muy femenina y que no tengo. Niños, niñas, si no entendieron, mejor. No vayan a preguntarle a mami qué es eso de que el Internet caído se la pela a alguien. También primero tenía que calmarme y luego pensar en mis razones por las que soy una niña mala. No crean que no les contaré lo que me pasó el día miércoles.

6 razones extras por las que pueden considerarme una niña mala:

11. Creo fielmente en el karma

Haz algo bueno, y cosas buenas te pasarán. Haz algo malo y esto regresará para atormentarte. Si eres una maldito desgraciado de mierda que roba cosas, pues no esperes que la vida te traté de lo más bien; alguien así no merece respeto alguno. Por supuesto, cuando hablo de la vida, hablo de las demás personas a tu alrededor. O por ejemplo, si eras de ésos que les gustaba golpear a los niños, quitarles la plata de la comida y meterlos en los casilleros de la escuela (como sale pintado en las películas, que no difiere mucho de la realidad) entonces mereces el mismo trato y peor. Y ésa es la razón por la que soy mala: si piensas por un segundo que voy a ser una estúpida que no te va a hacer nada cuando me hagas algo que me perjudique, estás muy equivocado. Soy de ésas que hace hasta lo imposible para que se le devuelva a las personas lo que han hecho mal. Me encanta esa frase de: “Con la misma moneda yo te pago”. Me encanta, porque la llevo a la práctica. Quizás no sea tan mala, ¿o sí? Quizás sólo sea pura justicia.

12. He cometido actos impuros

Partida de mal pensados, no es de eso de lo que estoy hablando. Sucios. Y después dicen que soy yo.

Un día presencié como un compañero mío que iba conmigo a mis clases de natación metía un gatito chiquitito y recién nacido por una tubería. Y no hice nada. Soy tan culpable como él por no haber dicho nada.

También una vez le agarré la mano a una amiga. Eso es un acto impuro.

Un día me senté en las piernas de un amigo. Impuro.

En la Semana Santa de hace dos años, me comí uno de los jamones congelados que sobró de la Navidad (no todo, sólo el pedazo que me tocaba, oiga). Súper impuro.

Suelo ponerme un brassier rojo con un sweater blanco. Ya me dirán si no es impuro (podría crear pensamientos impuros, ¿no?)

Entré deliberadamente al baño de los hombres un día cuando estaba en sexto grado.

Y lo demás debo censurarlo… por aquí se pasan ciertos menores de edad que no deben leer cosas malas. No vaya a ser que papi o mami se enfurezcan por andar leyendo locuras en la Internet. =)

13. Soy una gran detective

Este se parece más o menos al punto 7 de la lista de mis razones para ser una niña mala. La diferencia es que, no sólo pienso en que la gente pele el bollo, sino que, además, soy muy buena pensando en el CÓMO podría alguien morirse, o peor, CÓMO podría hacer que alguien se muriera. En mis años de rebeldía con causa, yo me la pasaba soñando todos los días despierta en que iba a seguir a mi profesor de religión fuera de la escuela, mientras se encontrara haciendo ejercicios (a él le gustaba correr por ahí), y lo iba a dormir con cloroformo (en las películas funciona, no sé si en la vida real). Luego, le iba a clavar un cuchillo en el corazón y, estuviera muerto o no, lo iba a envolver en una bolsa plástica negra y después, con mucho cuidado y sin que nadie me viera (si hasta ahora todavía no me habían visto, es porque todos evacuaron Panamá o algo así, porque no hay nada más evidente que una niña de 13 años en plena calle asesinando a un sacerdote) lo iba a tirar a la bahía.

Eso es por el lado de CÓMO podría hacer que alguien se muriera. Bueno, también he pensado en matar a mi vecino. Quizás abriendo un hueco a través de mi pared, y quizás después consiguiendo una bomba que expulse monóxido de carbono a alta potencia logre que mi vecino muera y deje de poner su estúpida música a niveles escandalosos para cualquier Homo Sapiens. Esto sucede por ver mucho CSI Las Vegas (serie policiaca en la que están ciertos investigadores –cada uno con ciertos problemas como sordera, apuestas, mariconerias *Nick… en serio, ¿qué le sucedía a este man?*, vida sexual y amorosa activa y extraña, y amarguras *la vida le olía como a mierda a Sara*-investigando ciertos tipos de homicidios con ciertos tipos de circunstancias siempre extravagantes y peludas). Oigan, amo CSI. Hablando en serio.

Como iba diciendo, por el lado de CÓMO podría alguien morirse, está el caso de que a una profesora la podía atropellar un diablo rojo cuando se fuera pa su casa, o algún familiar le podía dar una de esas enfermedades tropicales ultra mortales, o un compañero de la escuela se podría, accidentalmente, caer del tercer piso del colegio. No es nada de que alarmarse; creo que todos en la vida han pensado así, ¿a que sí?

14. Constantemente suelo hacer maldades a las personas

Ya ustedes saben, la clásica ponerle la zancadilla, llamadas telefónicas extrañas, tirarle una botella de agua, etc, etc… en este momento como que no soy capaz de acordarme de todo, pero sí les puedo decir que yo, sin querer sonar gay, me parecía bastante a los niños cuando estaba en primaria (y en secundaria también, coño). Ellos siempre son los malitos, lo que hacen vainas malas y tienen mente perversa (la mayoría TODAVÍA tienen mente perversa); pero resulta que yo también era una niña bien maldita y descarada.

15. Soy una criticona del carajo

¿No se han percatado que me la paso criticando todo? Que si el tipo de CSI es un marica (en actitud), que si (y cito): “El recuerdo más antiguo que tengo de mi infancia sobre mis obsesiones es el de estar mortalmente traumada con Aladino y el cuentito de su alfombra mágica y el genio drogado” u otra crítica de la entrada “Mi lista de obsesiones, I Parte: “Por Dios, levantabas una piedra y te salí un cochino Picachu (o su idiota evolución, que lo único extra que hacía es que corría más rápido y te pegaba un corrientazo más fuerte)”. En lo que va de este blog, he criticado 10,000 cosas, y todas con palabras fuertes o con intenciones malas. Soy súper criticona, va duro que alguien me gane.

16. Soy demasiado egoísta (tirando a egocentrismo)

No es que sea de esas que se mira al espejo y dice: “Oye, mami, pero que linda te ves”. Na, na, na… por el contrario, tengo el peor autoestima del mundo (eso forma parte de mi cuento chino de que sufrí de una anorexia bastante extraña hace un año). Lo que quiero decir con egoísta es que suelo pensar mucho en mí sin tomar en cuenta a los demás; claro, no suele pasar siempre así con mis amigos y con un par de familiares, pero insisto en que debería dejar de pensar un poco en lo que es mejor para mí y pensar también en lo que le convendría a los demás por encima de mis necesidades o comodidades.

Me imagino que la regla del karma se me aplica ahora a mí… ¿Recuerdan que les dije en el punto 4 de mi lista anterior –ver – que el man que una vez me la aplicó a mí, la gracia le costó $180? Bueno, aquí la regla entra a regir. Yo me quedé con su Nintendo DS, yo lo vendí, yo me quedé con el dinero, yo utilicé hace poco ese dinero, y ahora me pasó algo malo.

El otro día estaba de lo más bien con mis amigos, jugando en los “carritos chocones” (para el que no sepa, son unos carritos que están en las ferias que te sacan la madre cuando se golpean unos a otros; creo que mi cerebro ahora quedó en otra posición. Seguro que se me salió la mitad de la materia gris o algo así) cuando, al dirigirme a otro juego, noté que mi celular no estaba en la cartera. Empecé a buscarlo en ese gran hoyo negro que es el bolso de una mujer, y no lo encontré. Le dije a un amigo que me llamara, pero cuando me acerqué la cartera al oído, no escuché ni sentí nada. Entonces fue cuando supe que algo misterioso, peludo y fatal estaba sucediendo.

Después de buscar y buscar, y para ahorrarles el tiempo (sé que tienen mejores cosas que hacer en la vida que leer lo que una loca arrecha esquizofrénica con medio cerebro tiene que decir), llegamos a la conclusión de que el celular se me quedó dentro de mi carrito, y los muy desgraciados imbéciles iweputas que vinieron después de nosotros (apenas habían personas en el lugar) me lo robaron. Robado, hermano, porque yo regresé un minuto después a buscarlo y ya no estaba. Acepto que la culpa es mía, pero el punto es que volví casi inmediatamente por el celular y ya no estaba. O sea, uno de esos maricones de la gran puta me vio a la cara, buscando lo que se me había perdido, y no dijo nada. Con todo y que les preguntamos inocentemente si habían visto algo, nada. Chucha de su madre, tenía ganas de sacarles la mierda a palazos, pero igual, si ellos no me lo habían dado, no me lo iban a dar nunca.

Por eso creo que es cuestión de karma: yo me quedé con un Nintendo DS que no era mío, y uno de ellos se quedó con mi celular. Haz algo malo y esto regresará para atormentarte.

Pero malditos hijos de perra, la vida es justa y algún día alguien les robará algo… y entonces se acordarán de mí (o de mi Nokia, por lo menos).

Haciendo un paréntesis, y para hablarles un poco más de mi vida diaria, el otro día un tipo en la calle me dijo Jennifer López. Aja, Jennifer López. Les cuento que es lo más lindo que me han dicho en la vida. Se nota que el tipo estaba DROGADO, DROGADO.

Bye!!

*Astrid A.*

2 comentarios:

Clau dijo...

Uffff yo tambien soy criticona a morir, pero luego pienso que quien soy yo para andar criticando si mis defectos también tengo xD

Y tambien soy egoista, en ocasiones pienso en la situacion y en lo que a mi me conviene. A veces creo que es bueno, al fin y al cabo no dependes de nadie para cumplir lo que quieres.

Jennifer Lopez? jajajaja, jamas habia escuchado una situacion en la que un tipo en la calle te dijera el nombre de una celebridad. Te vio una gran similitud en la parte trasera con ella xD

Saludos! ya te agregue al msn Astrid! solo que no me he conectado últimamente ;)

*Astrid A.* dijo...

Si, exacto, yo me quedé disque: Jennifer Lopez? Optometra contigo, man!
Jajajaja... la verdad es que es como minimo lo mas lindo q me han dicho en la vida... para mi Jennifer es linda, hermosa, VOLUPTUOSA...

Yo creo q eso de criticona es como un mal de mujeres! No se puede hacer nada contra eso!!! =)

Thanks Clau!! Besos para ti!